Mauricio LLaver
20 julio, 2018 11:00

Entre Cielos, ese lugar que no puede existir

Está en Vistalba, muy cerca de mi propia casa. Y todavía no puedo creer que haya algo así.

Lo inauguraron hace dos años y parecía como algo salido de otro mundo. Se llama Entre Cielos Wine Hotel & Spa (creo que el nombre se modificó algo en el camino) y, por decirlo de alguna manera, está cada vez más increíble.

Me explico: es muy difícil de entender que algo así exista tan cerca de mi casa. Es decir, un spa de primerísima categoría, un hotel con precios en dólares que se podrían pedir sólo en grandes ciudades, unos jardines tan sofisticados en un lugar tan seco y un concepto general de ser algo top-top. Insisto: realmente, top-top.

En tan poquísimo tiempo, esta empresa de capitales suizos (¡unos suizos invirtiendo en Vistalba!) ya se ganó dos grandes premios mundiales: la medalla de oro de las Great Wine Capitals por “Experiencias Innovadoras en Turismo del Vino”, y el premio a “Mejor Nuevo Hotel Boutique del Mundo” de los Boutique Hotel Awards. Casi nada para empezar. Y como el proyecto sigue, acaban de lanzar el Beef Club, un grill con unas carnes que, en el cóctel inaugural, se podían cortar casi con la vista.

Entre Cielos es como una pequeña ciudad loca y tranquila al mismo tiempo, en un paisaje indescriptible. Es tranquila porque todo está pensado en función del desenchufe, y es loca porque todo ahí parece increíble, como los prototipos de habitaciones construidas por encima de los viñedos. En las cuales me imagino que alguien se despierta encima de un espaldero y con la cordillera de los Andes al alcance de la mano. Es demasiado loco. Es un lugar que no puede existir.

 

 

1 response to Entre Cielos, ese lugar que no puede existir

  1. El lugar es alucinante! un dia te cuento la historia de este lugar, en la que sin querer fui parte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *