Mauricio LLaver
15 febrero, 2019 16:29

Cómo afrontar la tristeza post-Mundial

Crónica de una cena con grandes amigos, grandes vinos y grandes lentejas que me ayudaron a pasar el mal trago.

15 de julio 2014

Estaba triste, porque la verdad que estaba triste por la final del Mundial. Y horas antes de la juntada mi amigo Jose Bahamonde, que estaba a cargo de las lentejas, también me había dicho lo mismo por teléfono: que estaba triste. Habíamos cumplido con todas las cábalas, nos habíamos entusiasmado con el equipo, pero el sueño no pudo ser. Y estábamos tristes.

Pero a la noche cambió todo por esas cosas de la magia del vino y de la buena comida y de la amistad. El Roberto de la Mota, que todos saben que no sólo es un gran enólogo sino también un militante de la vida, organizó en su casa una juntada con grandes vinos y las lentejas del Jose. Cosa que hemos hecho por tercer año consecutivo y que esperamos que se extienda por unos 30 años más. En ese grupito están además el Ale Vigil, el Daniel Pi y el Pelado Juan Manuel González. Y el Marcelo Pelleriti, que este año faltó pero que es del grupo y sabe muy bien lo que se perdió.

A las lentejas yo no las puedo describir, pero me alcanza con decir que deben ser las mejores del mundo. Sé que el Jose se toma como dos días para hacerlas, porque dora cada carnecita por separado –por ejemplo al cerdo con miel y aceto balsámico- y después, encima, le agrega una salsa picante hecha con unos pimientos especiales. De verdad, no creo que tengan competencia.

Pero además los muchachos tienen cosas buenas en sus cavas y así fue que tomamos un Veuve Clicquot, un Puligny-Montrachet (de 1991, para más datos), un Mendel Unus 2005 (que ya tiene nueve años pero está nuevo), un Chardonnay californiano de Paul Hobbs y, para rematarla, un oporto 1997.

La verdad que sigo un poco triste por lo del Mundial, pero no saben cómo esa cena me ayudó a saltear el trago amargo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *