Mauricio LLaver
25 septiembre, 2017 13:43

Cómo afrontar la tristeza post-Mundial

Crónica de una cena con grandes amigos, grandes vinos y grandes lentejas que me ayudaron a pasar el mal trago.

Aprender no es tan difícil

juan_castillo_plegaria_2_acrlicosobretela70x100cm

Entender de vinos no requiere de grandes complicaciones. Sólo se necesita un poco de atención.

Esas noches que sólo el vino es capaz de conseguir

Pequeño relato de una noche tranquila de vinos con Vigil, Pi, Bajda y Schachner.

Michael Schachner, un amigo de Mendoza

Un almuerzo con el editor de vinos argentinos del Wine Enthusiast. No le ve pista al Bonarda pero sí al Cabernet Sauvignon (después del Malbec, obvio).

Los “Viñas de Pérez Cuesta” 1988, hoy

La marca desapareció durante un tiempo. Pero el “Sirah”, el Malbec y el Cabernet Sauvignon están estupendos. Y vuelven, en partidas pequeñas.

Se va Neil Martin y a empezar de nuevo

The Wine Advocate vuelve a cambiar su hombre para catar los vinos argentinos.

Una vertical de Finca Bella Vista

Mariana Onofri describe algunos vinos de Santiago Achaval, del 2003 al 2010. Un dato: se necesitan tres plantas de uva para una botella.

Degustar sin adjetivos

Roberto de la Mota propone dejar de lado las calificaciones y degustar “con sustantivos”.

Spisso también “la rompe” en Chile

Andrés Gabrielli cuenta en su blog cómo el enólogo de O. Fournier consiguió los mejores puntos Parker allende la cordillera.

Probando Barolos y Barbarescos en New York

Mariana Onofri relata una cata reciente en la Gran Manzana, de vinos producidos con la uva Nebbiolo. Y aporta un guiño local: el Viña Alicia Nebbiolo.