Mauricio LLaver
19 julio, 2019 13:17

Europa y la bendición de las ‘low cost’

El fenómeno de las líneas aéreas de bajo costo se extiende en el continente. Experiencias en Vueling, Niki y la pionera EasyJet.

Ginebra, toute l’argent du monde

Una ciudad rica, tranquila y segura de sí misma.Y carísima. En la foto, un edificio con las banderas de la Confederación Helvética. En Ginebra es todo pulcro y ordenado.

Salzburgo, Mozart y el cuento de hadas

Un paseo por una ciudad de cuento de hadas, coronada por Wolfang Amadeus Mozart. En la foto, un bello café, en una esquina. En Salzburgo todo es así, decorado hasta el último detalle.

Praga, dolorosamente bella

La capital checa y la imposibilidad absoluta de definir a la belleza con palabras. En la foto, el Puente de Carlos, maravilla del Siglo 14.

Sachsenhausen, sin palabras

En pocos kilómetros de diferencia uno puede sentir que ha caído en el infierno. Esa fue la sensación al llegar, desde Berlín, al campo de concentración de Sachsenhausen. En la foto, el mismo cartel infame de todos los campos de concentración: “El trabajo los hará libres”.

Cómo errar con el GPS

Sólo por no ser un fanático de la tecnología, obligué a que hiciéramos tres horas más de viaje entre Viena y Berlín. Por suerte.

Viena, entre lo tradicional y la “herejía gastronómica”

En la capital austríaca se puede desde probar un Grüner Veltliner en el Café Mozart hasta comer un strudel de manzana excelente en McDonald’s. Y tomar café en Landtmann, adonde concurría Freud, entre otros. En la foto, una copa de Grüner Veltliner, en el Café Mozart.

Barcelona, la Boquería y el Camp Nou

Dos lugares fundamentales para un argentino en una rápida re-visita por la capital catalana. En el “Mercat de la Boquería”, la maravilla de la comida. En el estadio del Barça, la pasión del fútbol.

Madrid y Toledo, a ritmo de tapas

Pequeño diario de viaje de un periplo en abril de 2011, gastando zapatos y probando al paso todos los bocadillos posibles.